Agua, cielo y suelo
En el alma del vino se aprecia la naturaleza del lugar que lo vio nacer.